Primer Implante Coclear

Fernanda es una preescolar que llega al Hospital San Borja Arriarán con antecedente de pérdida auditiva profunda congénita bilateral, lo que le impide desarrollar una vida y desarrollo normal. Luego de todas las evaluaciones se define que es candidata a recibir un “Implante Coclear”, que es un aparato que estimula el nervio auditivo para que ella logre escuchar; y así poder llevar una vida normal.

Podemos ver una fotografía del momento del alta luego del implante, la felicidad y esperanza de los padres se refleja en ellas. En los videos seremos testigos de su avance, desde que escucha por primera vez hasta sus intervenciones en los talleres grupales.


.

Implante de Conducción Ósea

Isabella es una niñita de 2 años 3 meses que nace con una alteración anatómica del oído derecho, lo que la lleva a una pérdida auditiva que impide su correcto desarrollo.

En su caso se instala un implante de conducción ósea, siendo una de las pacientes más pequeñas a nivel mundial con éxito en esta intervención.

En las fotos podemos ver parte de su tratamiento y cómo se integra a su familia, su mamá nos habla de la experiencia.

Este es el testimonio de la madre de esta niña ejemplar:

Mi hermosa hija
Cuando nació, sólo en ese momento me di cuenta de que tenía una sola orejita. Me dijeron que ella era sorda, fue una noticia muy triste de recibir, pero en ese momento cuando la tuve en mis brazos, fue un momento intenso en alegría pero también de tristeza.
Desconocíamos por completo el tema de lo que era la microtia. Comenzamos a buscar información al respecto, y a recorrer muchos hospitales buscando una solución si es que la hubiese.
En esta búsqueda de respuestas, nos dimos cuenta que muchos doctores no dominaban el tema y se nos hacía más difícil el camino. En este recorrer encontramos a los Doctores Juan León y Ernesto Ried. Ellos nos dieron a conocer las alternativas que existían para nuestra hija.
Estos profesionales nos recibieron con gran dedicación, estudiaron a Isabella por mucho tiempo, para tomar la decisión de que ella fuera una candidata a este implante. Es por esto que pusimos ciegamente en sus manos a nuestra pequeña, confiando plenamente en su experiencia.
Los resultados una vez implantada, fueron significativamente notorios. La impresión en su rostro cuando escuchó por primera vez con su audífono, es una imagen imborrable en mi memoria, la alegría que sintió ella y que me transmitió fue sorprendente. Al caminar y jugar ya no perdía el equilibrio tan fácilmente, mejoró el lenguaje, la orientación desde donde provenían los sonidos, pero sobre todo perdió el miedo a las alturas donde tiritaba entera al estar sobre algo, mejoró su confianza. Para ella ha sido una ayuda impagable, ella nota la diferencia al usarlo y lo exige cuando lo necesita, y eso es indiscutiblemente necesario para su calidad de vida.